La fortaleza de las Estrellas (El Sur también Existe III)

Texto y fotografías de: Diego J. Casillas Torres

09 septiembre 2021

Volver a los lugares que me hechizan, que ejercen un poderoso y positivo influjo sobre mi estado de ánimo, es una costumbre recurrente que me gusta practicar. Hace años conocí la Alcazaba de Reina y desde entonces no he podido evitar visitarla cada vez que la ocasión me lo pone fácil. Estar allí me reconcilia con la tierra, con el paisaje, con la historia, con la belleza... a la vez que me desconecta de las preocupaciones cotidianas.

Mediaba Febrero de 2021 la última vez que subí por aquella cuesta de la que el actor Fernando Ramos me contó una curiosa historial. Al parecer aquél fue el último camino, incompleto, de un malogrado párroco que hubo en Reina. El pobre ministro tropezó en la cuesta y tras perder el equilibrio cayó golpeándose con mala fortuna que acudió instantáneamente ante San Pedro. Desde que Fernando me contara esa historia no puedo evitar recordarla cada vez que subo. En esta ocasión, en mi coche, porque cargar con tantos bártulos como necesitaba y hacer la subida a pie no eran compatibles. No obstante, recomiendo realizar la subida por medios propios no mecánicos para disfrutar de las generosas vistas a medida que se asciende, eso sí, con cuidado de no tropezar que ya sabéis la historia.

 

alcazaba de reina 

 

La Alcazaba de Reina domina una vastísima porción del Sur de Extremadura, Campiña Sur y estribaciones de Sierra Morena incluidas. Su origen no está nada claro aunque sí sabemos que es casi con toda probabilidad de época Almohade (Siglo XII). El origen de la fortaleza en sí puede ser anterior. Un de sus  14 torres albarranas se denomina "Torre de los sillares" y se aprecia en su base la existencia de sillares de granito que, con toda probabilidad, pudieran ser romanos. Esto nos llevaría a pensar en un posible asentamiento de esa época. No obstante, los historiadores se inclinan más por la teoría de que son restos aprovechados de la cercana Regina Turdulorum para la construcción de la edificación árabe lo cual es bastante coherente.

 

alcazaba de reina

 

El interior de la fortificación está muy deteriorado por el continuo cambio de manos pero aún podremos contemplar muros, arcos, escaleras y empedrados que nos dan una aproximación del explendor que debió vivir esta fortificación en época musulmana y posteriormente, en el S. XIII, al pasar a manos de la Orden de Santiago y constituirse como una de las Encomiendas más importantes de la provincia.

 

alcazaba de reina

 

Pero si hay algo en este lugar que me llama poderosamente la atención es la Ermita de Nuestra Señora de las Nieves. Este edificio religioso está construido curiosamente con algunos materiales de época Visigoda. Este hecho trae en jaque a los estudiosos que debaten entre las piezas reutilizadas de otros asentamientos o el posible origen anterior a la época en que los Almohades edificaron la muralla. Y no es todo, porque bajo este misterio se esconde otro: los grafitos estudiados por José Angel Calero y Juan Diego Carmona que aparecen en la fachada exterior dentro del espacio porticado. En él pueden apreciarse lo que parecen ser dos embarcaciones marítimas en un lugar con una aparente frondosa vegetación. Las teorías son varias y yo, dejando volar mi imaginación que es generosa, empiezo a pensar en que tal vez puedan ser una de las primeras representaciones gráficas del descubrimiento de América o de cualquier otro periplo marítimo realizado por algún natural de la zona y devoto de la imagen que albergase originalmente el templo, que tuviese la fortuna de regresar a su patria chica.

 

alcazaba de reina

 

alcazaba de reina

 

alcazaba de reina

 

Espero a que los últimos visitantes abandonen el lugar para disfrutar del silencio, de la caricia amable del viento del Sur, mientras paseo por los restos de lo que fueron viviendas o callejuelas empedradas intramuros de la fortaleza. De vez en cuando me detengo, observo cómo cambian los colores y cómo cambia el paisaje. La fortaleza está edificada en la cresta de un cerro a 825 metros de altitud, lo cual en una llanura como la Campiña Sur, es suficiente ya que le da una superioridad de casi 200 metros sobre toda la llanura. En fin, llanura la de la campiña, porque si miras hacia el SO contemplarás las estribaciones de Sierra Morena con paisajes verdes sea Verano o Invierno. La parte más llana del paisaje es la que se aprecia hacia el NE, un paisaje que varía desde el habitual verde de los otoños e inviernos lluviosos al verde insultante de las mejores primaveras. En verano el panorama cambia. La vista se nos recrea a los que amamos los tonos ocres, las cosechas a punto de ser recogidas y la hierba seca marchita, el polvo arenoso y los remolinos con los que el viento juega a hacerle cosquillas al terreno. No es más feo que el resto del año, solo es diferente, y tiene su belleza mágica, por ejemplo, dependiendo de la hora del día en la que lo contemples.

 

alcazaba de reina

 

alcazaba de reina

 

alcazaba de reina

 

La noche gana terreno al día y aprovecho las últimas luces para colocar el trípode y cambiar la configuración de la cámara para la fotografía de larga exposición. Busco la linterna que necesitaré e improviso un artilugio con un plástico naranja y una goma para hacer más cálida la luz fría del Led. Definitivamente comienzo a disparar con la constancia de que la luna creciente no me va a dejar sacar lo mejor del cielo de invierno.

 

alcazaba de reina

 

alcazaba de reina

 

alcazaba de reina

 

alcazaba de reina

 

alcazaba de reina

 

alcazaba de reina

 

alcazaba de reina

 

alcazaba de reina

 

alcazaba de reina

 

alcazaba de reina

 

alcazaba de reina

 

alcazaba de reina

 

alcazaba de reina

 

Bajo la atenta mirada de Orión y señalados por su espada vuelvo a cargar mis artefactos fotográficos en el coche. El viento es frío y se agradece el pañuelo del cuello, el abrigo y todo lo que añadí pensando que sería poco cuando la temperatura era buena por la tarde. Este lugar atrapa. Se lo decía hace semanas a mis alumnos del taller de fotografía nocturna de Llerena pero ellos ya lo sabían. Si no has pasado una noche o parte de una noche aquí, probablemente tú no lo sepas aún y quizá, deberías plantearte hacerlo si tienes algo de alma aventurera y amor por el cielo nocturno. El espectaculo es absolutamente inigualable.

 

Para llegar a la Alcazaba de Reina consultar el recorrido haciendo click en este enlace

 

 

 

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.miextremadura.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.miextremadura.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.